miércoles, 23 de junio de 2010

ME MIENTO...

Me duele este silencio que tu sombra me provoca,
esta dolorosa distancia que en ambos se corporiza,
este imprevisto desvío de besos de tu cauta boca,
y esa extrañable despedida que como bandera, izas.

Me duele la muerte de tu oscura y melancólica mirada,
y ese vacío frío y mortal que le haces a mi presencia.
¿En que momento cambiaste rumbo a tus pisadas?
¿Y desamoraste al corazón con esta cruel sentencia?

Me duele que seas parte de esta difusa y triste canción,
la mustia lontananza de una nostálgica carta amarilla.
Yo, una fiel amiga, casi diría de la pendiente extradición.
Tú, un efímero rostro errante, expectante en una orilla.

Me duele que te alejes y vuelvas casi al instante,
en los aleteos de mis frágiles y solitarios pensamientos.
Y te escribo, persiguiendo al aire versos inquietantes,
soy conciente que no regresarás y aún así, me miento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada